El iPad está revolucionando la Medicina

Han sido muchísimas las reacciones ante el fallecimiento de Steve Jobs, los mensajes en Twitter han duplicado a los enviados cuando falleció Michael Jackson, todas las cadenas han emitido especiales sobre el genio de Palo Alto y muchos le han elevado ya a la condición de “mito“. Pero hay mucha gente que conoció a Steve Jobs la semana pasada, personas que no han tenido un Mac en toda su vida, que no han accedido a uno de los dispositivos de Apple en ninguna ocasión y que, en cierta manera, no creen que a ellos, Steve Jobs, les haya influido en nada.

Pues bien, a todos ellos va dirigido este post, puesto que la revolución, en todos los sentidos, que lideró Steve, ha llegado al rincón más recóndito. De todos los dispositivos diseñados por Apple en estos últimos años, voy a hablar del iPad. Y de todos los sectores en los que el iPad ha revolucionado todo, me voy a centrar en uno, que nos afecta a todos, la salud.

La irrupción del iPad en la Medicina, y de todas las aplicaciones que se han diseñado para este sector en concreto, es realmente abrumadora. Cuentan, que Steve Jobs, envió a un equipo de ejecutivos a solucionar un problema planteado, por mail, por un residente de Medicina Interna del Hospital Universitario de Chicago. Las capacidades del iPad integrado en toda una red sanitaria son infinitas. Ir a la sala de radiología a que te hagan una radiografía y al volver a la habitación, el médico ya tiene el resultado escaneado en su iPad, en el que, también, lleva todo tu historial. Historial que se actualiza en tiempo real en todo el sistema con las anotaciones del médico. Facilidad para mostrar a los pacientes el problema que sufren visualmente y en la misma habitación. Monitorizar, con el instrumental adecuado, el ritmo cardíaco en el iPad a través de una aplicación y volcar la información directamente al historial del paciente.

Recientemente, en la Universidad de Kobe (Japón), lo médicos han usado un iPad a modo de monitor durante una operación. Han podido ampliar las zonas importantes, y más delicadas, de la intervención que estaban realizando.

Y ¿porqué el iPad ha sido el inicio de esta revolución? La respuesta es muy sencilla, porque el iPad y sus aplicaciones “simplemente funcionan“. Una de las máximas de Steve Jobs era “el diseño no sólo es lo que se ve o se siente, es como funciona“. Muchos critican a Apple por su política cerrada respecto a sus aplicaciones y otros asuntos, pero la realidad da la razón a Apple. Cuando adquieres una aplicación que sirve para un fin, obtienes una aplicación que sirve para un fin Y QUE SIEMPRE FUNCIONA. De Apple nunca obtendrás una aplicación en la que su funcionamiento esté condicionado a factores externos. O funciona, o no tiene cabida en la Store. Sencillo, y a la vez práctico.

Pensad ahora, en otros campos de actuación, y veréis como el iPad u otro dispositivo de Apple, ha revolucionado ese campo.

Y hasta aquí puedo leer….

Deja un comentario